Bolivia 2019: Los números oficiales hasta aquí desmienten la afirmativa de que Evo Morales está electo en el primer turno.

Después de 2 paralizaciones, con 96.63% de los votos contabilizados, los números oficiales desmienten la afirmativa de que Evo Morales ya estaría electo en el primer turno.

El conteo oficial todavía no concluyó en Bolivia, y el resultado es incierto hasta el momento. La ventaja de Morales sobre Mesa es de 8,67%.
Persistiendo ese escenario, la tendencia es que haya segundo turno en las elecciones bolivianas.

Los números actuales del conteo oficial son los sigientes:

-Evo Morales tiene 46.03%;
-Carlos Mesa tiene 37.36%;
-Fueron contadas 96.63% de las actas;
-Restan por lo tanto 3.37% de las actas a ser contadas;
-La diferencia actual entre Morales y Mesa es de 8.67%;

Para que la elección sea resuelta en el primer turno, es necesario que la diferencia de 8.67% aumente 1.33% más (y más 1 voto), para que sea superior al 10%.
Del punto de vista estadístico y probabilista, es poco probable que eso pase.

Veamos los números:

-De los 3.37% restantes, Morales precisa sacar 2.36%, contra apenas 1.01% de Mesa (en absoluto).
-Eso da una proporción de 70.02% Morales X 29.08% Mesa en esos votos finales a ser computados.
-Si Mesa obtiene 1,02% de esos 3.7% restantes (más 1 voto), se confirmará la actual tendencia de haber segundo turno.

O sea, para que la elección sea concluida en el primer turno es necesario que Morales pase a recibir los votos faltantes en una proporción de más del 70% a su favor. La probabilidad que eso pase en el mundo real es muy baixa. En uno de sus universos más favorables – los votos internacionales – el candidato oficial no alcanzó ese porcentual.

Considerando que el universo total de electores es de aproximadamente 6 millones, significa decir que restan en torno de 200 mil votos a ser contados, de los cuáles Morales tendría que obtener más de 140.000 a su favor para vencer en el primer turno. Eso sería un verdadero «milagro estadístico».

También significa decir que la existencia o no de segundo turno va a ser decidida en un universo de aproximadamente 4.500 votos.

Probablemente es por esa razón que el conteo se encuentra nuevamente paralizado en este momento (14 horas del día 23/10/2019), cuando ya transcurrieron más de 12 horas sin que haya habido ninguna actualización en el sitio oficial del TSE. No hay noticia de ningún comunicado oficial de paralización del conteo. Algunos periódicos bolivianos (como Eldeber.com) publican «nueva paralizacipon en el conteo de los votos».

No es correcta, por lo tanto, la afirmativa que Morales ya fue declarado ganador del pleito, citando la auto declaración del propio candidato, la cual fue rechazada por la misión de la OEA en Bolívia: «Morales no puede declararse vencedor ya que el conteo de votos todavía no terminó».

Circulan noticias diciendo que Morales ganó con 46,86% de los votos contra 36,72%. Esos números vienen siendo propagados por diversos vehículos de comunicación, apuntando un margen de 10,14% favorable a Morales, lo que le daría la victoria en el primer turno. Examinando el informe más detenidamente, se verifica que posee las siguientes inconsistencias:

1) Tales números (46,86% X 36,72%) son apuntados aveces como TREP, aveces como el «conteo rápido» realizado por Viaciencia SRL;
2) Las mismas fuentes que circulan ese reporte dudoso también afirman que estaría basado en un universo de solamente 95,2% de las actas contabilizadas, lo que significa decir que no es un resultado final, ni del TREP ni del «conteo rápido»;
3) El resultado oficial del «conteo rápido» da 43.9% para Morales contra 39.4% para Mesa. En el sitio oficial del TSE no fue localizado otro resultado oficial con la denominación de «conteo rápido»;
4) En el sitio oficial del TSE el resultado del TREP es bastante diferente, siendo 46,4% Morales X 37,07% Mesa, con una diferencia de 9,33%, la cual no sería suficiente para decidir la elección en el primer turno. Esos números permanecen paralizados hace mucho tiempo, y no existe – en la dirección de los dados – el motivo por el cuál ellos no están siendo actualizados.

Por otro lado, prácticamente todas las demás encuestas a lo largo del año vienen apuntando 2 hechos de modo muy objetivo:

a) Una fuerte tendencia de realización del segundo turno;
b) Los votos de la oposición, sumados, superan los votos del oficialismo.

Entonces parece haber sido inconsistente la divulgación de números que atribuyen una hipotética victoria de Morales en el primer turno.

En ese caso, los procedimientos de recuento solicitados por la OEA y por la Unión Europea deberían ser priorizados solamente después de cerrado el pleito, lo que todavía no aconteció.

Es necesario que esa fuerza fiscalizadora, tanto de los partidos como de los organismos internacionales y demás países, se concentre para que en este momento sean contados correctamente esos 3,37% restantes. En condiciones normales, con el cómputo regular de esos votos dentro de la distribución estadística presentada en los 96.63% ya contados, la diferencia entre los candidatos no superaría la marca del 10%, y, por lo tanto, habría segundo turno.

Un hecho que podría quebrar la distribución estadística regular de los votos sería una concentración de esos 3.37% restantes en áreas con mayor concentración de uno de los candidatos, pero desgraciadamente no existen informaciones en el sitio oficial del TSE sobre el orígen geográfico de las actas que todavía no fueron contabilizadas.